viernes, 31 de diciembre de 2010

vicioso,

me han dicho que deje el ordenador porque estamos en familia y es nochevieja y yo he dicho culo y no he apagado porque soy un vicioso y me quedo todo el rato en el feisbol y empleo mi tiempo en ello,
porque es lo que me gusta,

hala, tururú,

culo en general,

"la plage, c'est pour les imbeciles et pour les bourgs,
là où je me baigne, dans ma douche, il n'y a pas des méduses,
peut-être quelques cafards"

el roscón,

el roscón,






si no lo puedes oir, pincha aquí,

lunes, 27 de diciembre de 2010

fermeture,

jueves, 23 de diciembre de 2010

concreto,

soy concreto tengo un par de pies y un par de manos brazos piernas culo culo tengo tengo razón nariz boca ojos y esas cosas más pequeñas de la cara tengo pelos sudor culo y todo lo feo y lo sucio también lo tengo no me veo como un ente no me veo como un espíritu un aire un ambiente no soy abstracto soy silvestre como tortilla de patatas y una de las cosas que más me gustan es mear y cagar así que no vuelvas a hablarme sin tener en cuenta todo esto porque prometo no entenderte,

perdidas,

hola, soy margarito, y les quiero presentar mi única novela Perdidas, en la que se basó la famosa serie Perdidas. En ella, unas chiquitas sin amigos se meten en el feisbol un día por la noche, cada una en su casa, y de repente se pierden todas juntas, en el feisbol, y les suceden unas series de aventuras hasta encontrarse de nuevo; como podrán suponer, era inevitable rodar una serie sobre mi novela; tengo que decir también qeu es apasionante y que no se arrepentirán de comprarla y regalarla a todo el mundo esta navidad, porque está llena de amor, de celos, de pasión, de aventuras, de sexo virtual, y de humor, por supuesto; se la recomiendo a todos; es muy buena, y la he escrito yo,

hacer que,

para hacer que sabes de algo, entornar los ojos y repetir lo que se acaba de decir, ya sea el título de una peli, el final deuna frase o las palabras que creas que son más importantes de la frase, como si lo conocieras de toda la vida,

leer,

cuando tenga una casa voy a leer en el salón en la habitación en la cocina en el baño en la otra habitación en la terraza en el baño otra vez sentado de pie a cuatro patas tumbado a tres patas y a una pata,

miércoles, 22 de diciembre de 2010

la hora de nico nº 34,

pichando la foto,



más revistas aquí,

navidad,






si no lo puedes oir, pincha aquí,

no,

no volver a escribir a los que no me responden,
no volver a escribir a los que no me responden,
no volver a escribir a los que no me responden,
no volver a escribir a los que no me responden,
no volver a escribir a los que no me responden,
no volver a escribir a los que no me responden,
no volver a escribir a los que no me responden,
no volver a escribir,
no volver a escribir,
no volver a escribir,
no volver a escribir,
no volver a escribir,
no volver a escribir,
no volver a escribir,
no volver,
no volver,
no volver,
no volver,
no volver,
no volver,
no volver,
no,
no,
no,
no,
no,
no,
no,

domingo, 19 de diciembre de 2010

el niculismo, ahora en francés,

próximamente,

estoy leyendo mis tonterías en francés,

me dan miedo,

miércoles, 15 de diciembre de 2010

más listo,

para ser más listo, pinche aquí:


aquí,

asociaciones

voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
voy al teatro,                     me aburro,
 
 

domingo, 12 de diciembre de 2010

sábado, 11 de diciembre de 2010

lo sentimos,

miércoles, 1 de diciembre de 2010

realidad y ficción,

reflexiono sobre aquella vieja historia de que vertía mi realidad en lo que escribía,
y yo aceptaba,
y daba la razón al que así opinaba,
y colocaba un barómetro en el que había un porcentaje de realidad y otro de ficción,
ahora me retracto,
 
me retracto de todo,
nada de esto es realidad,
la realidad no se puede escribir,
en el momento en que se plasma sobre papel o sobre blog deja de ser realidad,
se convierte en ficción,
aunque esté confeccionada con materiales de la realidad,
aunque provenga de ella,
es ficción,
100%,

Sin preámbulos

 

Fui al teatro, pero por una confusión, no pude entrar. No hubo forma de ver la función. Así que paseé calle arriba, calle abajo, sin saber qué hacer. Y a los cinco minutos visité una librería de teatro, y de ello hablé con el librero. Hojeé algunos libros, le pregunté por otros, dispuesto a comprarlos si los tuviera; ya que no había podido entrar a ver la función, quería irme con algo bajo el brazo, preferiblemente barato y pequeño. Pero aquel hombre no tenía nada de lo que le pedía, sólo una conversación inagotable. Y de repente entró en la tienda una señora que yo conocía, la madre de un amigo. Salí con ella mientras me decía que no había podido ver la obra de las 8 y media, la siguiente a la que no pude ver yo, que era a las 8 de la tarde. Así que allí andábamos los dos, sin teatro. Sin nuestro vicio. Y de repente ella dijo la frase clave: "¿nos tomamos algo?" Yo contesté que por supuesto. Y fuimos a un sitio que conocemos ambos bastante, un bar al que va el público (que siempre tiene razón), después de ver la función en diversos teatros de sus alrededores. También van lo actores, y se puede ver muchos a eso de las 10 de la noche. Y entonces, allí, a la barra del bar con un vaso en la mano, me percaté de algo importante, muy importante para mí, algo que iba a cambiar mi concepción del mundo. Me di cuenta de por qué me gustaba el teatro. Tantos años intentando descubrir si lo que me movía eran sus argumentos, sus actrices y actores, sus personajes trágicos o cómicos, el hecho teatral en vivo que es distinto cada día... Nada de eso. Tampoco era la pasión que algunos ponen en llevar a cabo sus proyectos, ni el verme reflejado en un personaje o identificarme con un rasgo de algún otro, o reír allí dentro, o llorar, o salir purificado, renovado... Ni aprender de lo que les sucede a los personajes para no repetirlo. Ni me gustaba la música, los decorados, o la estética de algún espectáculo concreto. NO. Lo que verdaderamente me hacía feliz del teatro era: el  bar, tomar algo, la charla sobre lo que se ha visto y lo que no, el momento de después, ¡¡¡LO QUE ME GUSTABA DEL TEATRO ERAN LAS CAÑAS!!! No me lo podía creer, tantos años engañándome a mí mismo, intentando creer lo que no es, tratando de alcanzar imposibles... Habíamos ido a tomar algo directamente, sin preámbulos, sin tragarnos el tostón de turno. Ahora me lo explico todo, ahora comprendo la necesidad que tengo de ir cada tarde al teatro. Maldición, ¿cómo no me di cuenta antes?... La madre de mi amigo me dio la razón cuando se lo conté. Estaba totalmente de acuerdo, se dio cuenta de que pensaba lo mismo que yo. Exactamente lo mismo. Y ahora que escribo esto, pienso que seguro que no somos los únicos.

 

nico guau

 

 

"sí, vitori hace régimen, pero tiene que hacer dos, porque con uno se queda con hambre" (j.s.g.)