domingo, 7 de octubre de 2007

los domingos por la mañana

A mí los domingos por la mañana me duele la cabeza

Da igual que me acueste tarde o me acueste pronto

Da igual que beba o no beba el sábado; normalmente no bebo

Los domingos por la mañana me duele la cabeza y el mundo me da asco

Los domingos por la mañana es cuando el mundo me da más asco

Los domingos por la mañana es cuando menos me importa la capa de ozono, y ya es decir

Los domingos por la mañana es cuando menos me importa el cambio climático

El calentamiento global

El planeta en general

Porque los domingos por la mañana soy yo el que quiero destruir el planeta

Entero

De una vez

Que explote

Que se extinga

El planeta en general

Y las guerras

Los países en guerra

Las minas antipersonas

Las personas antiminas

Las personas antipersonas

Y la buena voluntad

Las guerras de religión

La religión en la guerra

Las iglesias de mi barrio

La gente que va a las iglesias de mi barrio los domingos por la mañana

Los domingos por la mañana me dan ganas de poner petardos bajo los bancos de las iglesias de mi barrio para que se les queme el culo y así tengan algo que contar

Los domingos por la mañana es cuando más ganas tengo de tirarme por la ventana

Sobre todo cuando veo a la gente paseando por la calle

Sobre todo cuando hace sol

Los domingos por la mañana tiene que llover, hacer frío, un tiempo de perros, tormenta granizo nieve mal tiempo muy mal tiempo huracanes

Pero no, hoy la gente paseaba por la calle

Los niños jugaban en la calle

En los parques los niños jugaban y los adultos comían pipas

Y ninguno se atragantaba

Las pipas deberían estar prohibidas

Y los niños también

Sobre todo los domingos por la mañana

Los domingos por la mañana es cuando más ganas tengo de sacarme los ojos

Los dos

Primero uno y luego el otro


1 comentario:

javier swift dijo...

los domingos por la mañana apestan,
pero los domingos por la tarde hieden,