lunes, 4 de febrero de 2008

para qué

no sé para qué tanto revuelo, un día yo también me voy a casar con carla bruni

2 comentarios:

Bosquejos dijo...

Yo estuve a punto de casarme con Carla Bruni: la dejé porque se me cargaban los gemelos de tener que ponerme de puntillas cada vez que le daba un beso. Creo que ella no entendió bien el motivo, seguro que Sarkozy consigue explicárselo mejor que yo.

j.s. dijo...

es que sarkozy se sube a un taburete el muy pillín