miércoles, 10 de septiembre de 2008

el puesto de quesos del mercado

hablando de quesos me he acordado de una amiga que me llevó al puesto de quesos del mercado de tribunal, para comprar queso; lógico, pues creo recordar que sólo vendía quesos ese puesto; pero me llevó precisamente allí porque le gustaba el dependiente; debía de tener encandiladas a todas las clientas y a todo el barrio, pues unos años después lo comenté con otra amiga que vive en el mismo barrio y me dijo que ella también iba a comprar el queso allí porque le gustaba el quesero; era sólo eso, una tonta anécdota; por si alguien pretende ir, el puesto ya no existe;

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y el quesero? ¿Qué pasó con él?

Bego Tenés dijo...

¿Queeeeeeé? ¿Que ya no está el puesto? Ay, no me hagas esto. Tú no sabes la de veces que he soñado yo con el quesero...digo, con el puesto ese de quesos. Recuerdo sus ojos como si los estuviera viendo ahora...
Por cierto, ¿fui la primera o la segunda en llevarte a comprar quesos?
Bueno, de todas formas, pienso seguir soñando lo que me dé la gana. Qué coño.

j.s. dijo...

la chica con la que salía en aquel tiempo también iba a comprarle quesos al quesero, y estoy hablando del año dos mil