jueves, 4 de septiembre de 2008

vandalismo

me he dado con una tele del metro en la cabeza, sí, fue la semana pasada, en la cabeza, en la estación de méndez álvaro, sí, eso quiere decir qie estaba más baja de lo que mi estatura puede tolerar sin darse, es decir, la parte inferior de la tele llegaba por debajo de 1'84 m., que es lo que supongo que mido (quien quiera medirme que me mida y lo comprobamos);



le di un puñetazo a la tele con todas miss fuerzas , fue instantaneo, darme el coscorrón y soltar el puñetazo al comprobar que con lo que me había dado era con eso, fue instantaneo;muchas otras veces me he dado en la cabeza viajando en metro, incluso una vez me tuvieron que poner unas grapas para juntar las dos partes de cabeza, pero siempre los golpes habían sido con elementos estructurales o útiles, como puertas, barras para sujetarse, el cartel de información..., pero nunca con la tele, hace tiempo que se la tengo jurada a las teles esas que no te dejan leer a gusto, ojalá me hubiera hecho mucha sangre para poner una buena denuncia al metro



qué ganas las tengo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando oigo algo así, me siento muy bien porque mido poco. ¿Cuánto de poco? Lo justo para no darse con las teles del metro, ni con los carteles de publicidad, ni con las puertas. Eso sí, me pisan muchas veces en el metro. ¿A que a tí no te pisan casi nunca? Es que unos somos torpes por abajo y otros torpes por arriba.

j.s. dijo...

a algunos les pasa que se dan de golpes con todo lo que sobresale, es la teoría del promontorio, y llevan todo el cuerpo lleno de cardenales y arañazos, vaya putada