viernes, 2 de enero de 2009

soneto de que nadie me enseñó a naufragar

como nadie me enseñó a naufragar

he caído en el lugar más agreste,

en el terreno minado aqueste,

sin agua ni comida que tragar;

 

pudiera yo, sin dudarlo, encauzar

mis pasos lejos del muladar éste,

escapar de éste como de la peste,

mas aquí pide mi mente parar;

 

se llama él eduardo, puedo observar,

¿y qué más?, laporte, (jamás oído),

y utiliza algún vocablo "letal"...

 

mira por dónde, y en donde fui a dar

sin poder huir, de sueño vencido,

en el blog del náufrago digital

2 comentarios:

Violetera dijo...

Brrrravo

Val dijo...

IMPRESIONANTE!!
GRACIAS.