martes, 11 de noviembre de 2008

la cocina

entro por la puerta de la cocina desconfiando y mirando por encima del hombro y aguzando el oído para no ser descubierto, pues voy a...


voy a comer algo, lo que pille, lo que encuentre, lo que haya, tengo hambre, pero de esto no puedo coger, que se notaría, de esto tampoco que es privado, de esto no hay... pan duro... pan duro tampoco hay porque ayer no había pan blando


conclusión: a la cama con hambre


y así todas las noches


y todas las mañanas


y algún mediodía, también

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tas tonto, manuel.

Sacra dijo...

Igual tener hambre significa estar vivo... ¿los muertos buscan pan?... ¿qué existe más allá del bocata de mortadela?...
Camarero, por favor, un pincho de esperanza y un tinto de otoño, que hoy vengo con el día cruzado de nostalgia.
Besicos grandes Manué.

nico_guau dijo...

a ver, ese que me ha llamado tonto que me lo diga a la cara

nico_guau dijo...

sacra metafórica, pero yo soy más terrenal que todo eso, yo cuando tengo hambre es de verdad; y sobre todo de tortilla de patatas, yo el hambre que tengo es sobre todo de tortilla de patatas